En este post vamos a mostrarte ejemplos de derechos de cobro que nos podemos encontrar en nuestro día a día, con relación a la Administración e incluso en operaciones que seguramente no nos habíamos percatado. Pero para eso, primero tenemos que conocer cuál es la definición de derecho de cobro.

El derecho de cobro en sí mismo es el propio derecho a recibir un pago por parte de un deudor. Por lo tanto volvemos a esas definiciones entre acreedor y deudor que hablamos en otras ocasiones. Términos muy importantes y que es vital reconocer para poder interpretar sin ningún problema los ejemplos de derecho de cobro que describiremos a continuación.

Este derecho por lo tanto es del acreedor, que es aquella persona física o jurídica que ha prestado bienes o servicios a un tercero que tiene la obligación de asumir ese pago por esa transacción económica generada entre ambas partes.

La firma de un contrato entre las partes involucradas en esta transacción económica y comercial siempre resulta de mucha ayuda, tanto para la realización y el buen funcionamiento del proceso de transacción de bienes o servicios como a la hora de los pagos o futuras reclamaciones de facturas. Si todo queda debidamente documentado y firmado por ambas partes, el compromiso es mayor y aumentan las garantías. Sobre todo si no conocemos a la persona física o jurídica con la que vamos a entablar esa relación comercial. En este caso resulta prácticamente determinante. 

En definitiva podemos argumentar que a través del derecho de cobro estas personas físicas o jurídicas, los acreedores, pueden contar con garantías legales y regladas por medio de leyes específicas como la Ley del derecho mercantil y que serían herramientas muy útiles con las que el acreedor se asegura el derecho a recibir la compensación económica acordada previamente entre ambas partes y por supuesto relacionada con el trabajo que haya realizado para el ya denominado deudor, la otra parte de todo este proceso. Hablamos de garantías de tipo personal (aval y fianza) o de tipo real (prenda e hipoteca) que se pueden instituir en la obligación para reforzar y garantizar el derecho de cobro.

Llegados a este punto muchos son seguro los ejemplos que se nos vienen a la cabeza sobre estos derechos de cobro. En cierto modo lo que hemos explicado hasta ahora se traduce como la modalidad más sencilla dentro de los derechos de cobro, el origen. Donde una empresa venda sus servicios a otra y se produce el intercambio. 

Operaciones que generan derechos de cobro

Es el momento de comenzar y hacer un ejercicio para valorar nuestras rutinas y poder así, con toda la información que se ha adelantado de los derechos de cobro, identificar todas esas opciones y acciones que cuentan con esos derechos de cobro y que, por tanto, en ese mismo momento pueden ser ejemplos de derechos de cobro válidos y perfectos para tener clara cada situación. A continuación vamos a escribir varios de ellos para que esta identificación y este juego que proponemos de hacer resumen y mirar a nuestro alrededor, sea más sencillo y ágil. 

Poner ejemplos de derechos de cobro, en algunos casos, es tarea complicada, no por la identificación de los mismos que son tantos como posibles contratos o pactos que generen obligaciones de pago existan, sino por la descripción para poder comprenderlos. 

Aquí os dejamos algunos de ellos, quizás los más comunes, y así poder identificar en cuántos de ellos se ha formado parte. 

  1. Venta de un bien. Este resulta ser uno de los más claros y no genera ningún tipo de duda. Nos ponemos en la situación de que contamos con un inmueble o una segunda residencia y queremos deshacernos de ella. En ese momento comienza el proceso de venta donde se seleccionará la persona o personas físicas o jurídicas que adquirirán dicho inmueble por una cantidad económica clara por la cual ambas partes están de acuerdo y proceden a la firma de un contrato. Del mismo modo sucede cuando se produce el alquiler de una vivienda, se genera este ejemplo de derecho de cobro, ya que a través de un contrato entre ambas partes se plantea un acreedor y un deudor donde el arrendatario tendrá que abonar cada mes la cantidad acordada a su arrendador. 
  2. Prestación de un servicio. Otro ejemplo claro y muy común para poder comprender estos ejemplos de derechos de cobro. En este caso nos centramos en la prestación de servicios entre varios interlocutores. Ponemos el ejemplo práctico de un electricista. Una empresa o un particular en un momento determinado puede necesitar de los servicios de un electricista. Se procede por tanto a la oferta de estos servicios por un precio previamente establecido. Convirtiéndose el electricista en acreedor y la persona que lo ha llamado para resolver un problema en su casa, el deudor. De esta forma el acreedor tiene su derecho de cobro sobre ese deudor precisamente por los servicios prestados por electricidad. 
  3. Prestación de suministros. El ejemplo de las empresas como las energéticas son otro ejemplo para representar estos derechos de cobro. Los recibos que se tienen asociados a los consumos de recursos como agua, luz, gas son compromisos que se generan con estas empresas que los suministran. En este caso y dependiendo de los consumos las tarifas varían de un mes a otro, pero la compañía siempre es la misma y es la que el propio individuo o empresa ha seleccionado y ha firmado el contrato. Por lo tanto ellos se convierten en acreedores por prestar el recurso de los suministros y la persona física o jurídica que los consumen, los deudores. 
  4. Recaudación de impuestos. La administración también juega un papel clave y debe aparecer en estos ejemplos de derechos de cobro. Una institución como puede ser el Ministerio de Hacienda, para centrar el ejemplo aun más, tiene el derecho de cobrar este impuesto dentro de unas fechas previamente establecidas. Los impuestos sobre la renta de las personas físicas representan estos derechos de cobro desde el lado del sector público. Del mismo modo que se puede producir este ejemplo cuando se ejecutan multas o impuestos por circulación. Por eso es importante reseñar que la Administración Pública figura en estas ocasiones como acreedora de estas cuantías y el ciudadano como el deudor. 
  5. Empresas privadas. Un ejemplo más sobre estos derechos de cobro figura en el momento en el que un trabajador de una determinada empresa entra en conflicto con ésta por un despido injustificado o por un incumplimiento del contrato por parte de la empresa. En este caso se genera este derecho de cobro por parte del empleado que tiene ese derecho a cobrar una indemnización por esa irregularidad. 
  6. Prestaciones sociales. En este caso el tema de la Administración pública funciona directamente al contrario. Si después de realizar los trámites administrativos, a una persona física le conceden una prestación por ejemplo por viudedad, en este caso el Estado está obligado a ejercer ese pago por la cuantía aprobada y dictaminada en el caso de ese o esa ciudadana. Las prestaciones sociales aprobadas por la administración son otro ejemplo del derecho de cobro que tienen los ciudadanos frente a la Administración pública.

Después de conocer todos estos ejemplos es importante recalcar que estos derechos de cobro son compromisos de abono de cuantías económicas que en muchos casos y por problemas de solvencia o liquidez, se acuerdan entre ambas partes en abonarlos a futuro. Utilizando, por ejemplo, medios o herramientas como pagarés, cheques o incluso letras de cambio. 

Pinchando en este enlace puedes leer el anterior post sobre cómo reclamar los derechos de cobro y cómo el Registro de Impagados Judiciales es una útil y eficaz herramienta para garantizar su cumplimiento